Qué es el Camino Neocatecumenal y su presencia en la diócesis de Málaga

Una de las realidades eclesiales que surgieron a raíz del Vaticano II es el Camino Neocatecumenal. En Málaga hay múltiples testimonios de fieles profundamente convertidos gracias a este itinerario de formación.

Icono de la Virgen del Camino Neocatecumenal

Ejemplos de testimonios en Málaga de fieles vinculados al Camino Neocatecumenal

Son muchas las familias en misión del Camino Neocatecumenal. Familias enteras que se desplazan a cualquier destino donde haga falta, para evangelizar.

Como la familia Guerrero, que lleva 16 años en misión en un barrio pobre de Costa Rica. Pertenecientes a la malagueña parroquia de San Patricio y tienen en la actualidad 10 hijos. Recordemos su testimonio:

Testimonio de la familia Guerrero

Hace 16 años que Isabel de Oliva, su esposo Juan Ignacio Guerrero y sus entonces seis hijos dejaron Málaga para partir en misión a uno de los barrios más pobres de San José de Costa Rica. Luego vinieron otros cuatro hijos que se unieron a esta misión de hacer presente el Evangelio a quienes no lo conocen. Y es que la misión también es para los niños, como nos recuerda la Jornada de la Infancia Misionera, en Costa Rica y en Málaga.

En Costa Rica ahora es verano, por lo que los chicos tienen vacaciones escolares. Es la época que suele aprovechar la familia Guerrero de Oliva (cuando las obligaciones de la misión lo permiten) para volver a su barrio de Huelin y compartir, con su familia y con la comunidad neocatecumenal a la que pertenecen en la parroquia de San Patricio, las fiestas de Navidad y unos días de descanso.

Juan, que tiene 18 años y que comenzará a su vuelta la carrera de Administración de Empresas, afirma estar «muy contento de venir a Málaga. Lo que más me gusta–afirma– es charlar con la familia, con los amigos, conversar con ellos, preguntarles cómo ha ido el año, cómo lo han pasado y descansar, porque al fin y al cabo estamos de vacaciones».

La Jornada de la Infancia Misionera lleva este año como lema: “Los niños ayudan a los niños”. David, que tiene 10 años y que es el benjamín de la familia, afirma estar muy de acuerdo con este lema: «la forma en la que los niños somos misioneros es ayudando a los demás», señala convencido. Pablo, que tiene 13 años, apunta que a veces no hay que hacer nada especial para anunciar el Evangelio, «los podemos ayudar simplemente cuando ellos ven que vamos a Misa y que no es un aburrimiento.

Algunos se animan y vienen a hacer las catequesis». En el caso de Francisco, que tiene 14 años, la misión empieza dentro de la propia casa «obedecer a tus padres ya es una forma de hacer presente tu fe, porque muchos de nuestros compañeros no viven esto en casa».

Y es que, como señala Isabel, la presencia de la familia cristiana ya es, en sí misma, una evangelización: «Allí no hay muchas familias constituidas por un padre, una madre y los hijos que viven en la misma casa. Allí hay muchas madres solas, también muchos hombres solos que, en una edad adulta después de haber tenido una vida dispersa, quieren rehacer su vida ya con una seriedad y se encuentran solos; abuelas que cuidan a sus nietos…

El hecho de que una familia como la nuestra haya dejado el proyecto de vida del bienestar que nos ofrecen y viva allí todos los días, ya les evangeliza. Les das una trascendencia, una esperanza de que hay una vida nueva que Dios ha hecho para el hombre y que no está basada en lo material».

Respecto al papel de los niños en la misión, Isabel lo tiene claro: «en estos 16 años hemos vivido muchos sufrimientos, dudas, momentos de lucha en los que teníamos que decidir si seguíamos o no en la misión. Ver cómo ellos lo han vivido es lo que nos ha hecho estar donde estamos ahora mismo.

Si no hubiera sido por ellos, ya nos habríamos regresado».Lo confirman los propios niños misioneros cuando se les pregunta si tienen ganas de regresar a la misión: «¡Claro que sí!», responden a una.

Un testimonio que pone de manifiesto, una vez más, lo que en su momento dijo Monseñor Catalá sobre la importancia de la transmisión de la fe a los hijos.

Testimonio de Manuel Burgos.

Me llamo Manuel Burgos. Estoy casado con Virginia y tenemos tres hijos. Pertenezco al Camino Neocatecumenal desde el año 1975. Conocí esta realidad eclesial tras el fallecimiento de mi padre, a causa de un infarto. Nací en Martos, Jaén, y me vine a Málaga a estudiar Económicas.

Después vi cómo se cumplía en mi vida la palabra de Dios a Abrahán: “sal de tu tierra y de tu parentela y ponte en camino”. El Señor quería que esta historia, que en un principio no entendía, transcurridos unos 10 años tuviera a bien mostrarme que estaba bien hecha, que no se había equivocado.

Dios hizo posible que viera a Jesucristo cara a cara, que viviese la fe en comunidad, en compañía de unos hermanos que me ayudan a convertirme y me dicen la verdad. Donde nos amamos en la dimensión de la cruz, es decir, como Cristo nos amó, y rezamos los unos por los otros. Esto se realiza mediante un camino de descendimiento que nos ayuda a conocer verdaderamente quiénes somos, para ver nuestra realidad concreta y, desde ahí, que el Señor pueda hacer un hombre nuevo en la fe.

El juicio que el Señor ha hecho sobre mis pecados ha sido el perdón y la misericordia, y este hecho me ha llevado a ponerme al servicio de la Iglesia para devolver gratis lo que gratis estoy recibiendo.

Pero, ¿qué es el Camino Neocatecumenal?

Después de leer estos testimonios es posible que haya quien se pregunte en qué consiste el Camino Neocatecumenal. Lo explican bien en caminoneocatecumenal.net

CONCLUSIÓN: COMO EXPLICAR EN QUÉ CONSISTE EL CAMINO EN POCAS PALABRAS.
En definitiva, si queremos explicar lo que es el Camino Neocatecumenal surgió como respuesta a una crisis de fe que tenía lugar, en general, por una pérdida del verdadero sentido del sacramento del Bautismo.

Al ser bautizados siendo bebés, los católicos contemporáneos carecen de una formación profunda y seria de lo que supone ser cristiano, perdiéndose así el itinerario catecumenal que se llevaba a cabo en las primeras comunidades cristianas.

Se suscitaron en sus inicios, como ocurre con todo movimiento nuevo que surge en la Iglesia, ciertas dudas por su rápida expansión por todo el mundo.

La aprobación de los estatutos del Camino Neocatecumenal por parte de Juan Pablo II, ad experimentum, y de forma definitiva por Benedicto XVI, afianzaron este itinerario.

El Camino Neocatecumenal en Málaga

Si tras leer estos testimonios sientes curiosidad por el Camino, te servirá de ayuda saber en qué parroquias de Málaga puedes acudir a las catequesis de adultos de este itinerario de formación postbautismal.

En la Diócesis de Málaga, el Camino Neocatecumenal comenzó en1975 y se encuentra en las parroquias de San Antonio de Padua, San Patricio, San Francisco Javier de Melilla, Santo Tomás de Aquino, San Antonio María Claret, Nuestra Señora del Carmen, Nuestra Señora de Fátima, la Purísima Concepción, San Andrés de Torre del Mar y Nuestra Señora de la Asunción de Cómpeta.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *